¿Cómo lo hicimos?


Este proyecto se llevó a cabo con un enfoque metodológico de tipo cualitativo, basado en una etnografía rápida en 4 fases. La primera fase implicó la observación de la Red de Mujeres, sus interacciones, las especificidades del territorio en el que trabajan y conviven. La segunda fase permitió a la Red participar en el reconocimiento de escenarios de violencia contra la mujer, así como en la identificación de posibles acciones realizadas que mitiguen y prevengan dichos escenarios, a través de la realización de talleres cartográficos. De manera colectiva, las mujeres decidieron trabajar los siguientes tipos de cartografía: corporal, multiplanos, línea de tiempo y recorrido urbano-rural. La tercera fase abordó de manera paralela o transversal: el análisis de la información recolectada, el establecimiento de algunas categorías (ensamblaje de grupos de datos) y la creación de la cartografía digital. La cuarta fase correspondió a la socialización de esta iniciativa en un evento en Ciudad Bolívar el 2 de diciembre de 2018.

La etnografía rápida nos permitió recolectar y analizar información concisa pero audaz, para que en el presente y en un futuro cercano, podamos, como sociedad, diseñar acciones culturalmente apropiadas frente a la violencia contra las mujeres y de acuerdo a los contextos específicos de las comunidades.

La cartografía es, sin duda alguna, un medio para repensar las problemáticas a través de imágenes y relatos. Todo ello permite que los escenarios en conjunto se vuelvan sensoriales, que las mujeres puedan ampliar su voz y que, gracias a ello, puedan llegar a más personas. Soñamos con continuar este proyecto con más redes de mujeres, para que la “telaraña” se haga visible y logre extenderse a todo lo ancho del territorio nacional y a otros territorios.

...

Otras secciones